El secreto de sus ojos

Dirigida por Juan José Campanella en 2009.

Basada en la novela La pregunta de sus ojos de Eduardo Sacheri, narra la compleja resolución de un crimen atroz ocurrido en los años setenta a partir del indicio de una mirada y gracias a la determinación de unos personajes que durante décadas son incapaces de olvidar el caso. De trasfondo, la relación imposible entre un modesto agente judicial y su jefa de departamento. Ganadora del Óscar a la Mejor Película Extranjera en 2010, entre otros muchos premios.

Dogville

Dirigida por Lars von Trier en 2003.

Película emblemática del fundador, junto a Thomas Vinterberg, del manifiesto Dogma 95, el cual impondría a aquellos directores seguidores de su decálogo el rodaje con cámara en mano, situar las tramas en la actualidad, rodar exclusivamente en escenarios reales y evitar el uso de efectos especiales de sonido o filtros, entre otras imposiciones que, como se puede observar en esta película, el propio fundador no siempre cumplía. En esta obra el controvertido director da el protagonismo a una mujer de naturaleza generosa -interpretada por Nicole Kidman- que, huyendo de un ambiente criminal, se refugia en Dogville, un pequeño pueblo de pocos habitantes a los que irá conociendo a medida que va pasando el tiempo.  

El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante

Dirigida por Peter Greenaway en 1989.

Película de estética fascinante y excesiva,  narra las relaciones entre un sofisticado chef, el delincuente propietario del restaurante de lujo en el cual trabaja, su maltratada y humillada esposa y el selecto amante de ella. Todo ello acabará en una imprevista venganza. Cineasta inclasificable, Greenaway también dirigió El contrato del dibujante y El vientre del arquitecto que, junto a la mencionada, le convirtieron en los años 80 en un cineasta de culto.

Con la muerte en los talones

Dirigida por Alfred Hitchcock en 1959.

Un directivo de una empresa de publicidad, Roger Thornhill -interpretado por Cary Grant- es confundido por unos asesinos con el inexistente agente de inteligencia George Kaplan, secuestrado y, cuando va a ser asesinado, de manera milagrosa salva la vida. A partir de ese momento el director británico encadena una serie de situaciones a las que se incorpora a Eve Kendall -Eva Marie Saint-, en el papel de amante del jefe de los criminales -James Mason-. Considerada, junto con La sogaEncadenados o Vértigo una de las grandes obras maestras del director, contiene escenas célebres como el intento de asesinato de Thornhill con una avioneta fumigadora o las escenas finales en el Monte Rushmore.

La boda del monzón

Dirigida por Mira Nair en 2001.

Una familia de clase media alta de Nueva Delhi va recibiendo a familiares procedentes de diferentes puntos del mundo para la boda de su hija Aditi, quien se va a casar con un ingeniero al que no ha conocido personalmente por un matrimonio concertado. Durante la celebración, de varios días, vamos conociendo las particularidades de la vida de varios miembros de esa familia. León de Oro en Venecia en 2001.

Jugando con el corazón

Dirigida por Willard Carroll en 1998.

Una pareja de avanzada edad -papeles interpretados por Sean Connery y Ellen Burstyn- que tiene que afrontar un hecho del pasado que ella desconocía, una soltera con terror al compromiso -Gillian Anderson- que siente vértigo al conocer a alguien, una casada que vive como si estuviera soltera -Madeleine Stowe-, el marido desorientado de la anterior -Dennis Quaid- y una chica muy joven que quiere ser actriz -Angelina Jolie- coinciden en Los Ángeles.

Traffic

Dirigida por Steven Soderbergh en 2000.

Se trata de una película construida por varias historias lejanas unidas por la realidad del tráfico y consumo de drogas. El nuevo máximo responsable de la lucha contra el tráfico de drogas -papel interpretado por Michael Douglas- se ve obligado a vivir y conocer las consecuencias de la adicción en su propia hija, la esposa -Catherine Zeta Jones- de un traficante al que acaban de encarcelar intenta mantener el control que tenía su marido y librarle de la condena mientras un honrado policía mejicano -Benicio del Toro- va descubriendo la implicación de prominentes ciudadanos en el tráfico de drogas.   

Al filo de la sospecha

Dirigida por Richard Marquand en 1985.

Una mujer muy rica es asesinada con una brutalidad desmedida y el marido -interpretado por Jeff Bridges-, heredero de su fortuna, es acusado y juzgado por el homicidio. De su defensa se ocupa una abogada -interpretada por Glenn Close-, reacia en principio a llevar el caso, que acaba manteniendo una relación con su defendido; enfrente tendrá a otro abogado de pocos escrúpulos que hará todo lo posible para que se condene al acusado.

Gritos y susurros

Dirigida por Ingmar Bergman en 1972.

Una de las películas más destacadas del director escandinavo y una de las pocas que realizó en color. Dos hermanas se trasladan al palacio en que pasaron su infancia ante el inminente fallecimiento de una tercera hermana que agoniza de cáncer. Las tres mujeres representan enfoques vitales e inclinaciones diferentes: María hacia lo mundano; Karin hacia lo intelectual; y Agnes, quien se ha quedado viviendo siempre en el palacio y afronta una muerte próxima, hacia lo afectivo. Una cuarta mujer, Anna, la sirviente de Agnes, quien se ha dedicado a cuidarla sin reserva alguna y es capaz de sacralizar todo el dolor de la vida, inclusive el de su hija pequeña muerta prematuramente, completa un variado y rico mosaico sicológico femenino. El contraste entre las inquietudes de las hermanas que visitan la casa frente a la estoica serenidad de Agnes y Anna -lejanas social y culturalmente pero en esencia próximas-, el acercamiento frustrado entre María y Karin o los fracasos afectivos de las últimas confieren complejidad a una película que el propio director consideraba, junto con Persona, la más conseguida de su extensa filmografía. Más allá de los innumerables reconocimientos sobre todo tipo de cuestiones técnicas y las brillantes actuaciones de Liv Ullmann, Harriet Andersson, Kari Sylwan e Ingrid Thulin, la película transmite una madurez intelectual, en mi modestísima opinión, quizá solo al alcance de unos pocos, entre ellos Ingmar Bergman.

Adios muchachos

Dirigida por Louis Malle en 1987.

Rodada en 1987 por Louis Malle, cuenta la relación de dos chicos en la primera adolescencia en un internado en Francia durante la ocupación nazi. Basado en una experiencia de la niñez del director, muestra las diferentes posiciones, más o menos acomodaticias, que se tomaron frente a la invasión al tiempo que describe los vínculos entre varios alumnos internos centrándose en dos de ellos, uno de los cuales es judío. León de Oro en Venecia en 1987, entre otros premios.