Dirigida por Woody Allen en 2002.

Un director de cine que tuvo éxito caído en el olvido -papel interpretado por el propio director- accede a dirigir una película financiada por quien le quitó a su novia -Tea Leoni-. Antes de comenzar el rodaje, se queda ciego pero, no obstante, decide seguir con el proyecto.

Un final made in Hollywood