Dirigida por Billy Wilder en 1954.

Sabrina es la hija del chófer de un gran empresario que, enamorada del hijo díscolo de la familia, David Larrabee -papel interpretado por William Holden-, tras una larga estancia en París, vuelve sofisticada y elegante, causando no solo sensación en David, que está prometido, sino también en su hermano Linus -Humphrey Bogart-, serio y trabajador. Recibió el Globo de Oro al mejor guión, entre otros reconocimientos.

Sabrina